viernes, 22 de junio de 2012

UPyD, ¿Un nuevo fascismo? (Coincidencias entre UPyD y el falangismo)


Fuente: https://www.facebook.com/note.php?saved&&note_id=196336380489653

A continuación exponemos ciertas coincidencias, cuanto menos sospechosas, entre los discursos y posicionamientos ideológicos de la Falange de José Antonio Primo de Rivera y la UPyD de Rosa Díez. Hemos transcrito los textos tal cual para no influir sobre el lector, ante todo queremos que cada cual extraiga sus propias conclusiones. Tan solo queremos apuntar que las declaraciones de José Antonio y los ''Puntos iniciales'' de Falange son de la década de 1930 (los Puntos son de diciembre de 1933 concretamente) mientras que UPyD es un partido creado en el siglo XXI, por lo que las diferencias retóricas y de tono son considerables. Lo que nos interesa exponer son las semejanzas en el fondo del mensaje que, al menos nosotros, observamos sin demasiado esfuerzo.

Sin más, juzguen ustedes mismos. 


Manifiesto fundacional UPyD: ‘‘Partimos de un supuesto revolucionario: que los ciudadanos no nacen siendo ya de izquierdas o de de derechas ni con el carnet de ningún partido en los pañales. Vamos aún más lejos (…) Ser considerados de izquierdas o derechas no nos parece el centro del problema, aunque nos apiadamos cordialmente de quien carece de mejores argumentos para descalificar al adversario. En realidad, ni la izquierda ni la derecha son ideas platónicas, invulnerables al paso del tiempo y a los cambios sociales. Cuando hablamos de izquierda o derecha no estamos refiriéndonos a la Guerra Civil, ni a la Segunda Guerra Mundial, ni a la Revolución Rusa o Francesa… sino a los muy concretos partidos que se ponen esa etiqueta en el día de hoy. Y resulta evidente que ha habido notables transformaciones: por ejemplo, ayer la izquierda y la derecha parecían representar clases o niveles económicos, pero hoy abundan los multimillonarios estruendosamente izquierdistas (sobre todo en medios de comunicación o artísticos) y asalariados modestos que son belicosamente derechistas.’’

José Antonio Primo de Rivera: "El ser derechista, como el ser izquierdista, supone siempre expulsar del alma la mitad de lo que hay que sentir". “El movimiento de hoy, que no es de partido, sino que es un movimiento, casi podríamos decir un antipartido, sépase desde ahora, no es de derechas ni de izquierdas. Porque en el fondo, la derecha es la aspiración a mantener una organización económica, aunque sea injusta, y la izquierda es, en el fondo, el deseo de subvertir una organización económica, aunque al subvertirla se arrastren muchas cosas buenas (…). Sepan todos los que nos escuchan de buena fe que estas consideraciones caben todas en nuestro movimiento; pero que nuestro movimiento por nada atará sus destinos al interés de grupo o al interés de clase que anida bajo la división superficial de derechas e izquierdas”

SOBRE ESPAÑA Y EL SEPARATISMO:
  
- FALANGE:

‘‘Para cumplir esos fines España tropieza con un gran obstáculo: está dividida; 1° Por los separatismos locales.

El separatismo ignora u olvida la realidad de España. Desconoce que España es, sobre todo, una gran unidad de destino.
Los separatistas se fijan en si hablan lengua propia, en si tienen características raciales propias, en si su comarca presenta clima propio o especial fisonomía topográfica.
Pero -habrá que repetirlo siempre- una nación no es una lengua, ni una raza, ni un territorio. Es una unidad de destino en lo universal.
Esa unidad de destino se llamó y se llama España.
Bajo el signo de España cumplieron su destino -unidos en lo universal- los pueblos que la integran.
Nada puede justificar que esa magnífica unidad, creadora de un mundo, se rompa.’’

-UPyD:

‘‘Nosotros estamos, naturalmente, por la España plural de los ciudadanos iguales y distintos, pero no por la España asimétrica de los territorios enfrentados, radicalmente contraria al principio democrático de igualdad. No queremos un Estado de Derecho uniforme ni mucho menos uniformado pero sí desde luego unitario y descentralizado. El fetichismo de la diferencia a ultranza nos parece una insigne majadería política, de la que viven unos cuantos iluminados y numerosos mangantes de la política local. Creemos que en España se está reeditando el viejo caciquismo, es decir, que dueños cuasi-feudales de cada región hacen y deshacen en su territorio halagando el narcisismo localista y comprando luego la benevolencia gubernamental a base de apoyos hábilmente negociados en el parlamento estatal. Por ello uno de nuestros objetivos es conseguir un peso suficiente en el Parlamento español como para poder contribuir a formar alternativas de gobierno libres de hipotecas nacionalistas.’’

SOBRE LAS CLASES Y EL ESTADO:

- FALANGE:

‘‘Algunos conciben al Estado como un simple mantenedor del orden; como un espectador de la vida nacional, que sólo toma parte en ella cuando el orden se perturba, pero que no cree resueltamente en ninguna idea determinada.
Otros aspiran a adueñarse del Estado para usarlo, incluso tiránicamente, como instrumento de los intereses de su grupo o de su clase.
Falange Española no quiere ninguna de las dos cosas: ni el Estado indiferente, mero policía, ni el Estado de clase o de grupo.
Quiere un Estado creyente en la realidad y en la misión superior de España;
Un Estado que, al servicio de esa idea, asigne a cada hombre, a cada clase y a cada grupo, sus tareas, sus derechos y sus sacrificios;
Un Estado de todos: es decir, que no se mueva sino por la consideración de esa idea permanente de España; nunca por sumisión al interés de una clase ni de un partido.(…) El nuevo Estado no se inhibirá cruelmente de la lucha por la vida que sostienen los hombres.
No dejará que cada clase se las arregle como pueda para librarse del yugo de la otra o para tiranizarla.’’

-UPyD:

‘‘Por supuesto, la desigualdad entre los ciudadanos tiene también a veces causas económicas. Nosotros creemos que toda riqueza es social y se debe en último término a la sociedad, aunque provenga de la iniciativa individual que lícitamente se beneficia de ella. La mejor forma de redistribuir la riqueza socialmente acumulada son unos efectivos y accesibles servicios públicos para atender cuestiones básicas: educación, sanidad, comunicaciones, transporte, asistencia social a niños, minusválidos y ancianos, pensiones, etc… Unos servicios que han de tener calidad y deben gestionarse con eficiencia, evitando derroches en los recursos, mediante la concurrencia de los sectores público y privado, adoptándose las fórmulas que mejor respondan a los objetivos de atención a todos los ciudadanos y que, en todo caso, estarán sujetas a la supervisión del Estado.’’

SOBRE LOS PARTIDOS:

-FALANGE:

‘‘En el Parlamento unos cuantos señores dicen representar a quienes los eligen. Pero la mayor parte de los electores no tienen nada de común con los elegidos: ni son de las mismas familias, ni de los mismos municipios, ni del mismo gremio.
Unos pedacitos de papel depositados cada dos o tres años en unas urnas, son la única relación entre el pueblo y los que dicen representarle.
Para que funcione esa máquina electoral, cada dos o tres años hay que agitar la vida de los pueblos de un modo febril.
Los candidatos vociferan, se injurian, prometen cosas imposibles.
Los bandos se exaltan, se increpan, se asesinan.
Los más feroces odios son azuzados en esos días. Nacen rencores que durarán acaso para siempre y harán imposible la vida en los pueblos. ’’

-UPyD:

‘‘Ninguno de los grandes partidos nacionales actuales -menos aun los nacionalistas- defiende propuestas equivalentes a las nuestras. Su firmeza contra el nacionalismo obligatorio resulta discutible, pues ninguno ha dejado de hacer concesiones que atacan la igualdad de la ciudadanía española en materia lingüística, educativa, fiscal o de servicios públicos. Tampoco ninguno propone la reforma de la Constitución que, lógicamente, necesita adaptarse a las nuevas condiciones políticas del país y a un mundo en permanente cambio. Ni propugnan una reforma de la legislación electoral que quizá perjudicase sus expectativas, a pesar de que mejoraría la democracia al conseguir una representación más proporcionada de las corrientes sociales existentes, combatiendo el auge de la abstención y de la aversión a la política.’’

Y ESTO YA ES PARA MORIRSE:

-FALANGE: ‘‘Para conseguirlo [nuestro objetivo], [Falange] llama a una cruzada a cuantos españoles quieran el resurgimiento de una España grande, libre, justa y genuina.’’

-UPyD: ‘‘Creemos que estas ideas y objetivos políticos (…) pueden ser compartidas por cuantos quieren el progreso de nuestro país, España, y una democracia más libre e igualitaria que lo haga posible. ’’


OTROS DATOS ALARMANTES: 

-En su programa electoral (Generales 2011) UPyD se muestra partidario de aumentar el gasto militar.*

-Alvaro Pombo, candidato a senador de UPyD ha hecho declaraciones elogiando a Franco y a Pinochet. 

-Ha recibido el apoyo de Ricardo Sáenz de Ynestrillas, conocido fascista.

-Ha recibido el apoyo de Unificación Comunista de España (UCE), supuesto partido maoísta calificado de secta en varias comunidades autónomas que ha participado en manifestaciones convocadas por la extrema derecha.

-Sus recientes posturas han sido alabadas por Falange Auténtica, partido fascista.

-Rosa Díez se declara ''anti-nacionalista'', sin embargo ocupó durante siete años un puesto de Consejera en un gobierno de coalición PNV-PSOE en Euskadi.

-Diversos personajes y plataformas de la caverna mediática han proclamado abiertamente sus simpatías por UPyD

-Las posturas políticas de Rosa Díez han sido elogiadas Fernando Sánchez-Dragó, bufón de la derecha, escritor y pedófilo declarado.

-Ha recibido el apoyo de Gustavo Bueno, filósofo fascista.

-Ha recibido el apoyo de Vargas Llosa, que además de premio Nóbel es conocido por su ideología neoconservadora.

*Punto 418- Reactivar los programas de armamento y material suspendidos, y completar su desarrollo conforme a las demandas reales de los Estados Mayores de nuestras Fuerzas Armadas, dando especial apoyo a la emergente industria española del sector.


ENLACES RELACIONADOS:

http://luchadisidente.wordpress.com/2012/01/09/es-alvaro-pombo-de-ultraderecha/

http://www.minutodigital.com/2011/05/18/ynestrillas-ante-las-elecciones-municipales-abstencion-upyd-o-falange-autentica/

http://blogs.libertaddigital.com/conectados/por-que-votar-a-upyd-y-a-ciudadanos-4479/

http://www.falange-autentica.org/es/categorias/comunicados/633-aqui-si-tienes-sitio-rosa


http://www.elplural.com/2011/11/18/ynestrillas-apoya-a-rosa-diez-porque-es-%E2%80%9Clo-mas-parecido-al-autentico-falangismo%E2%80%9D/

http://www.larepublica.es/2012/05/ynestrillas-upyd-es-un-soplo-de-aire-fresco-y-es-lo-mas-parecido-al-falangismo/

http://www.tercerainformacion.es/spip.php?article35485

http://www.elmundo.es/opinion/columnas/fernando-sanchez-drago/2009/02/2594126.html

http://www.vozbcn.com/2011/11/17/93008/elmundo-voto-rajoy-upyd/

http://www.lasmalaslenguas.es/2011/12/16/rosa-diez-chapuza-pillada/

http://www.youtube.com/watch?v=j-XHRqRYyT8

http://www.montilladigital.com/2011/11/ansias-de-poder.html

http://politica.elpais.com/politica/2011/11/05/actualidad/1320532942_251006.html

http://www.uce.es/DEVERDAD/ARCHIVO_2008/04_08/DV04_08_01editnac1.html

http://www.upyd.es/contenidos/noticias/318/69006-Programa_Electoral_UPyD_Elecciones_Generales_2011#_Toc307308978

http://www.filosofia.org/his/h1933a1.htm

http://www.upyd.es/contenidos/secciones/366/Manifiesto_fundacional

viernes, 4 de mayo de 2012

La Monarquía, el establishment y la crisis


Vicenç Navarro  

Catedrático de Ciencias Políticas y Políticas Públicas por la Universidad Pompeu Fabra 

Una de las respuestas que los partidarios de mantener la Monarquía en España dan frecuentemente al argumento de aquellos que proponen el establecimiento de una República es que en este momento de enorme crisis financiera y económica tal tema es secundario frente a las enormes dificultades que el país tiene para salir del enorme bache económico en el que se encuentra. En mis discusiones con algunos amigos dirigentes de partidos políticos, sobre todo de sensibilidad socialista, esta respuesta es una constante. Aunque simpatizan con el proyecto republicano, creen que éste es un tema de interés muy secundario en este momento.

Entiendo que tales amigos piensen así, pero creo que se equivocan porque hay una relación clara entre la enorme crisis económica, financiera y política del país y el dominio del establishment conservador sobre los aparados del Estado, liderado por el Monarca. Veamos los datos. 

A la vuelta de mi largo exilio indiqué que la transición de la dictadura a la democracia no había sido “modélica” tal como la sabiduría convencional la había definido. Antes al contrario, aunque hubo cambios muy significativos permitiendo el establecimiento de una democracia, el enorme dominio que las fuerzas conservadoras tenían sobre los aparatos del Estado (y la mayoría de los mayores medios de información tanto públicos como privados), la limitó enormemente, dando como resultado una democracia enormemente empobrecida. Indicadores de ello hay miles. Por citar sólo uno: no existe hoy en España ni un solo rotativo de izquierdas a nivel nacional. Ni que decir tiene que existen voces de izquierda en los medios de mayor difusión, pero siempre en una situación muy minoritaria y prácticamente marginal. 

Una consecuencia de este enorme dominio conservador en la vida mediática y política del país es el enorme retraso social de España y la subfinanciación de su Estado del Bienestar. Treinta y cuatro años después de establecerse democracia, España continúa a la cola de la Europa Social. El gasto público social por habitante continúa siendo el más bajo de la UE-15 (el grupo de países de la UE que tienen semejante nivel de desarrollo económico al nuestro). Y los recortes actuales acentuarán todavía más este retraso social. He documentado extensamente (ver mi libro El Subdesarrollo Social de España: Causas y Consecuencias. Anagrama. 2006) que este subdesarrollo social se debe al enorme poder que las fuerzas conservadoras (bien en su versión cristianodemócrata, bien en su versión liberal, es decir, neoliberal) tienen sobre la vida política y mediática en España. Es cierto que el partido socialdemócrata ha gobernado España por amplios periodos de tiempo, conllevando cambios substanciales en España. Pero su potencial de cambio ha venido muy marcado por las limitaciones impuestas por los poderes fácticos económicos y financieros a los cuales frecuentemente se ha adaptado, convirtiéndose, paradójicamente, en su defensor.

¿Quiénes causaron la crisis económica y financiera? 

Para responder a esta pregunta hay que observar que España comparte con otros dos países del sur de Europa –Grecia y Portugal- este enorme retraso social. Estos países, junto con España, son también países que están en una profunda recesión (en realidad, como bien acentuó el Financial Times, en una Gran Depresión). El hecho de que estos tres países sufran una gran crisis económica y financiera no es por casualidad, pues todos ellos tienen en común que en su historia las fuerzas ultraconservadoras han dominado los espacios financieros, económicos y políticos del país. Su influencia sobre sus Estados ha sido enorme. Esta enorme influencia explica que todos ellos tengan Estados muy represivos (tienen el mayor número de policías por 10.000 habitantes de la UE-15), con muy escasa sensibilidad social (tienen el porcentaje de la población adulta que trabaja en el Estado del Bienestar más bajo de la UE-15), y con limitadísimo impacto redistributivo. Son también los países que tienen mayor fraude fiscal, la mayoría del cual es realizado por las grandes fortunas, las grandes empresas (como Repsol) que facturan más de 150 millones de euros al año, y la banca (como el Banco Santander, cuyo presidente Emilio Botín ha evitado ser juzgado por fraude fiscal con la complicidad de los gobiernos de turno, incluido el socialista). Los ingresos al Estado son los más bajos de la UE-15, con la mayoría de ellos procedentes de la gravación de las rentas del trabajo, que al disminuir, resultado de la explosión de desempleo, ha creado un enorme agujero en las cuentas del Estado, llamado déficit público. 

Las soluciones a la enorme crisis son relativamente fáciles de ver (ver el libro que Juan Torres, Alberto Garzón y yo hemos escrito, Hay alternativas: Propuestas para crear empleo y bienestar social en España). Todas ellas consisten en dar un giro de 180 grados a las políticas que se han aplicado. Se requieren políticas expansivas en lugar de restrictivas de gasto público con el intento de crear empleo, y estimular la demanda y el crecimiento económico. La financiación de tal estímulo debe basarse, no en los flujos de los famosos mercados financieros, sino en una reforma fiscal profunda que genere tales recursos. Si, por ejemplo, el fraude fiscal de las grandes fortunas, grandes empresas y la banca (que cometen el 72% de todo el fraude fiscal en España) se corrigiera, el Estado ingresaría 66.000 millones de euros, con los cuales, entre otras medidas, se podrían crear cinco millones de puestos de trabajo, eliminando el paro en España. Si España tuviera un adulto de cada cuatro trabajando en sanidad, educación, escuelas de infancia, servicios de atención a la dependencia y otros (tal como tiene Suecia), en lugar de uno de cada diez (como tenemos ahora), España no tendría desempleo. El argumento de que no podríamos financiar tal expansión ignora u oculta deliberadamente que si los impuestos como porcentaje del PIB en España fueran los mismos que Suecia, España ingresaría 200.000 millones de euros más, cantidad más que suficiente para reducir el déficit y crear aquellos cinco millones de nuevos puestos de trabajo.  

Hay alternativas a las políticas de austeridad 

No es cierto que tales políticas no puedan realizarse y que no se puedan hacer porque el Consejo Europeo, la Comisión Europea o el Banco Central Europeo no lo tolerarían. Corregir el fraude fiscal o aumentar los impuestos del capital, por ejemplo, no está prohibido en la Eurozona. La externalización de responsabilidades a fin de imponer políticas altamente impopulares es la práctica más frecuente utilizada por el establishment financiero, económico y político español para promover el argumento de que no hay alternativas, consiguiendo con ello lo que siempre han deseado: disminuir la protección social y debilitar al mundo del trabajo. Hay que romper con la visión generalizada, incluso entre las izquierdas, de que, a no ser que Europa cambie (solía antes decirse a no ser que el capitalismo colapse), no hay nada que pueda hacerse en España. He escrito extensamente criticando la manera como las instituciones europeas citadas han dificultado el crecimiento económico español. Pero no es cierto que España, incluso en la situación actual, no pudiera seguir otras políticas, incluyendo políticas fiscales redistributivas y creación de empleo. 

Sabemos, por lo tanto, como se puede salir del agujero. Pero su falta de consideración de tales posturas (cuando no su marginación en los debates) se debe a causas políticas que tienen que ver con el enorme dominio de aquel establishment ultra-conservador heredado del régimen dictatorial anterior, establishment liderado por el Monarca. Véanse los continuos votos de lealtad al Monarca por parte de la banca, de la gran patronal, de los mayores medios, de la Iglesia, de la derecha política y un largo etcétera. Y este Monarca es el Jefe del Ejército, de donde deriva en última instancia la garantía de continuidad del sistema. Es un poder enorme que dificulta la puesta en marcha de medidas que nos permitirían salir de la crisis. Ahora bien, España no podrá salir de ella y corregir su enorme retraso social sin cambios muy sustanciales en tal estructura de poder y el establishment que genera. 

De ahí que en un momento como el actual, donde se ve con tanta claridad que las instituciones llamadas representativas están captadas por los intereses financieros y empresariales que imponen unas políticas que no estaban en los programas electorales de los partidos gobernantes y que están causando un enorme daño a las clases populares, España esté experimentando una crisis no sólo financiera y económica, sino también política. La legitimidad del sistema político español nunca ha sido tan baja. Y de ahí el enorme temor de tal establishment, que explica su enorme represión, criminalizando la resistencia, incluso pasiva, de la población que protesta, con razón, por la imposición de tales políticas. 

Pero el temor de las fuerzas conservadoras debería ser la oportunidad de las fuerzas progresistas. Hay que cambiar este establishment financiero, económico, político y mediático a fin de desarrollar la segunda transición de una democracia incompleta a una democracia completa, que permita que se tomen las medidas que cambien las políticas públicas que se están desarrollando. Para ello es necesario cuestionar la pervivencia del centro de aquel establishment, la Monarquía, que es un elemento clave de la estrategia de permanencia de tal injusta distribución de poder. Sé que con un tono condescendiente, algunos de mis amigos, principalmente socialistas, me dirán que las posibilidades reales de que ello ocurra son casi nulas. Pero en esta actitud reflejan más su constante y frustrante moderación y adaptación a la estructura de poder que una lectura objetiva de la realidad. La Monarquía está perdiendo rápidamente su artificialmente creada popularidad. Los movimientos sociales de mayor composición juvenil están enarbolando más y más la bandera republicana. Véanse las fotografías de las manifestaciones de protesta. La historia, incluida la historia española, está llena de ejemplos de que cuando las clases populares se movilizan pueden conseguir lo que desean. Desde la caída del muro de Berlín hasta el fin de la dictadura en España (desde 1974 a 1976 España tuvo el mayor número de huelgas y movilizaciones políticas en Europa) se ve que las movilizaciones populares y las agitaciones sociales tienen impacto. 

Una última observación. Algunos monárquicos utilizan el caso de los países escandinavos mostrando que el sistema monárquico puede ser compatible con sociedades avanzadas y progresistas. Tal argumento ignora, sin embargo, el contexto político que determinó la existencia del sistema monárquico en aquellos países y en el nuestro. Al Monarca español lo nombró el dictador, y la función de la Monarquía era precisamente dejar bien atado todo lo que pudiera haber quedado deshilachado. Y se consiguió. No debería olvidarse que la misión de las fuerzas progresistas es precisamente deshilacharlo para conseguir la democracia por la que millones de españoles lucharon sin nunca conseguirlo. Hoy, sin una segunda transición a una mayor democracia en España, no habrá salida de la horrible crisis que el país está viviendo. Un país en el que el 50% de la juventud no encuentra trabajo no puede aceptar la continuidad de unas instituciones tan poco representativas y sensibles a las necesidades de las clases populares. De ahí que la demanda de una mayor y mejor democracia y de resolución de los enormes problemas sociales sean idénticas hoy en nuestro país.


http://blogs.publico.es/dominiopublico/5190/la-monarquia-el-establishment-y-la-crisis/

lunes, 16 de abril de 2012

Cuarto Poder: los medios en la sociedad de la información


¿Lee usted la prensa?, ¿ve las noticias en televisón o escucha la radio?, ¿considera que los medios de comunicación ofrecen una información veraz?, ¿se considera bien informado?, ¿sabría nombrar al primer ministro británico o a los presidentes francés, mexicano o venezolano? ¿qué opina de este último?

A partir de este cuestionario básico los autores de Cuarto Poder nos proponen una reflexión sobre los medios de comunicación, la calidad de las informaciones que consumimos, la creación de opinión pública y, en ultima instancia, la salud democrática de nuestras sociedades en la era de la información.

Cuarto Poder es un análisis riguroso de las estructuras mediática y de sus intereses económicos e ideológicos que pone al descubierto los mecanismos ocultos de estas enormes máquinas de seducción.

Apoya al equipo productor a través de su página Web: http://www.tresyunperro.com 

viernes, 13 de abril de 2012

Hinchas de toda Europa homenajean a Íñigo Cabacas



 Gol Gran (Valencia C.F)

 
 Gol Gran (Valencia C.F)

 Hinchas del FC Nürnberg


St. Pauli (Hamburgo)




Fiorentina

Fiorentina


 Ultra Yomus (Valencia C.F)

domingo, 1 de abril de 2012

Felipe González (o camarada Isidoro) en sus años mozos


<<Esta fotografía proviene de un libro titulado "Falange", que ha sido editado por la Esfera de los Libros. Nuestro querido expresidente ha obligado a que se retire de su venta (da igual, casi toda la primera edición se ha vendido ya) mediante la presentación de una demanda; aún cuando la fotografía fue tomada en su día por la Agencia EFE y es a ella a quien pertenecen sus derechos. En la segunda edición esa fotografía ha sido retirada.>>

sábado, 31 de marzo de 2012

Huelga general en el estado español: lo que no dijeron los grandes medios


GASES LACRIMÓGENOS CONTRA MANIFESTANTES PACÍFICOS


AGRESIÓN POLICIAL A UN DISCAPACITADO

    Bomberos discutiendo con mossos por el uso de gases lacrimógenos

    Costillas rotas y pulmón perforado por bala de goma de la policía


    MOSSOS INFILTRADOS DESCUBIERTOS

    Policia  carga contra un ``violento´´ solo por invadir la calzada

     

    Barcelona. Policía secreta deteniendo a dos personas.



    POLICIAS CONFRATERNIZANDO CON SUPUESTOS ANTISISTEMA
     

    AGRESIÓN POLICIAL EN EUSKADI

    Manifestantes apartan contenedores para que no se quemen en Barcelona


    Mossos d'Esquadra lanzan dos pelotazos sin motivo a unos ciclistas


    Cargas Policiales Barcelona



    Lucio Ortiz, propietario del hotel restaurante Montedobra, sito en Torrelavega (Cantabria), en el Paseo de Fernández Vallejo, 21. Tfno 942881737, apuñaló esta madrugada a una compañera sindicalista, integrante de un piquete informativo en la Huelga General. A la compañera le han dado 12 puntos de sutura en una mano y varios en la nariz. Este sujeto no puede quedar impune. Necesita, por didáctica, una lección. Instruir deleitando.

    HERIDO POR BALA DE PLÁSTICO DE LA POLICÍA





     VALENCIA


    MADRID



    ZARAGOZA

     BARCELONA


     LUCES ENCENDIDAS EN PLENO DÍA PARA FALSEAR LOS DATOS DE PARTICIPACIÓN



    jueves, 8 de marzo de 2012

    Artículo sobre derecha valenciana, blaverismo, Fallas y la satanización de manifestantes pacíficos orquestada por el PP


    Fallas y protestas. Y otras reflexiones de interés sobre fallas, regionalismo y demás.

    JULIÁN JIMÉNEZ

    Llega marzo y aunque en Alicante, tan antivalenciano y tan distante de Valencia no se tenga en cuenta, en Valencia se preparan para su fiesta mayor. La misma ciudad donde frente al IES Lluís Vives eran apaleados estudiantes, profesores y viandantes hace tan solo unas semanas, ahora comienza a llenarse de un gran gentío, pero con otra razón: las fallas y las Mascletàs.

    Ante esto y como la política de recortes no toma descanso por muchas fiestas o fallas que sean, un grupo de gente, bien por estar movilizados políticamente, bien por los recortes, bien porque están "hasta las pelotas" han decidido que este año se combinen ambas cosas, fallas y protesta, y han decidido acudir a la puerta del Ayuntamiento de Valencia durante la mascletá. El movimiento es conocido como la #Intifalla.

    Ante esto, a los protestantes, se les ha tirado mucha gente encima con diversas excusas de lo más tendenciosas y peregrinas: "Que las fallas son apolíticas" "Que insultan a las falleras mayores e infantiles" "Que las fallas no son para eso". Aprovechando eso, los colectivos localistas, los llamados blaveros, regionalistas valencianos, han organizado boicots a esa convocatoria convocando a sus simpatizantes a aplaudir para acallar las protestas. En definitiva, hacerle el caldo gordo a Rita Barberà. Y los de España 2000, presentes como un mojón en la vida de Valencia, han amenazado a las personas que se manifiestan con pancartas en la Mascletà. Vamos, una obra de Berlanga parece esto.

    Antes de empezar, me gustaría hablar del regionalismo valenciano, hoy que tengo oportunidad. En Alicante es algo que no existe prácticamente pero en Valencia y alrededores es un movimiento que ha tenido relativa fuerza en el pasado, aunque ahora gran parte de él se integra en el PP.

    Cuando viví en Valencia, por razones que no vienen a cuento, tuve contacto con gente de dicho movimiento. Me invitaron a un acto cultural realizados por gente "blavera" o regionalista, conocí a algunos militantes de este movimiento. Pude conocer sus argumentos, algunos simples y otros quizá demasiado paranoicos (el fantasma de Cataluña). Me llamaron la atención muchas cosas: una que es el único lugar donde te puedes encontrar a gente de izquierdas (independentistas valencianos o gente que se declara republicana) con gente de derechas (que son la mayoría) y gente de extrema derecha (España 2000). Muchos de ellos no tienen claro que son, pero en ellos hay desde un tipo hasta otro. Les une la defensa del valencianismo y lo valenciano frente a la "agresión catalanista", que es casi una obsesión para ellos: El PP es catalanista, el PSOE también. Los maestros que dan Valenciano en las escuelas también. Todo

    Si hubiera sido ahora, la reunión invitación quizá ni se me hubiera pasado por la cabeza. Pero en aquel momento "la curiosidad mató al ratón". Daba clases como ahora y algunos de los alumnos eran recurrentes en el tema del rechazo a lo catalán, de que ellos no tenían nada que ver con los catalanes "como decía el profesor de Valenciano", etc., etc. En la zona en la que trabajé era algo recurrente y eso, además de muchas otras razones, me animó a saber.

    La cuestión, al final, aunque hay una minoría de gente que se declara progresista o de izquierdas, es un movimiento totalmente dirigido por la derecha y con una gran presencia de la extrema derecha, especialmente de España 2000 (madre mía, que panorama). Aunque algunos se esfuerzan en disimular su importancia -tengo que decir, en honor a la verdad, que algunos detestan que esa gente este allí- pero son parte de ellos. Un dato curioso que también pude saber es que la policía hace la vista gorda cuando realizan pintadas (curioso pero no por ello inquietante la afirmación de una persona en un piscolabis al terminar el acto cultural)

    De aquello obtuve muchas enseñanzas. Solos los arrogantes y los necios se niegan a hacerlo cuando conocen algo. Una que este movimiento es la fuerza de choque de la derecha valenciana, y la prueba la tenemos con la intifalla. A pesar de que muchos supuestamente afirman en sus páginas que están en contra de los recortes, se quejan de la corrupción... al final ¿Donde se posicionan estos supuestos "buenos valencianos"? Pues del lado de los que han hundido Valencia, del lado de Rita, del lado de los corruptos.

    Insultan a las personas que protestan acusándoles de "catalanistas", cuando no hay una sola bandera catalana ni pepinillos en vinagre. Sin embargo, aplauden a los que, gracias a su mala gestión, se llevan a Barcelona la Campus Party. ¿Será que estos "valencianistas" se vuelven catalanistas de vez en cuando? Sería gracioso si nos fuera penoso.

    Rechazo entrar en el famoso debate identitario, porque me abruma. Conozco ambos mundos y puedo criticar a ambos, por defectos varios. Igual que he ido a un acto cultural blavero, fui a un piquete contra un repetidor de TV3. Los "blaveros" han demostrado una mejor estrategia que los "catalanistas" en los últimos treinta años. Mientras los segundos tomaban las universidades, donde tenían mayor fuerza porque muchos eran intelectuales, los primeros ocuparon la calle, las fiestas, las fallas. Aunque parezca una cosa baladí, de ello viene lo que ha pasado durante estos 16 años. Cuando la gente se pregunta porque el PP arrasa elección tras elección, esta es y ha sido una de las razones.

    Hace unos días leí una opinión sobre ese tema que es muy interesante y que recomiendo leer de un cantante valenciano de LCDM.

    Las fallas han sido durante muchos años territorio de gente de derechas y "blaveros". Cualquiera recuerda, si se documenta un poco, los sucesos del 9 de octubre de 1979, de las fallas durante los años 80 e incluso durante 2009, que siempre ha sido así. En las Fallas se hacía política, aprovechando que la izquierda renunciaba, por ese catalanismo que se supone implícito al hecho de ser de izquierdas, a participar en ellas. En ellas se labraba el resultado electoral del PP y UV de 1991, 95 y todo el siglo XXI. En 2010, por ejemplo, se usaron las fallas para abuchear a María Teresa Fernández de la Vega (curiosamente el acto cultural al que yo asistí era una Oda satírica a la misma). Y nadie se quejó. ¿Cómo se iban a quejar? Si esas fallas estaban dominadas por el PP o por los que, cuando llega el momento, son comparsa del PP -o fuerza de choque, en el caso de los fascistas de España 2000.

    Curiosamente la protesta arreciaba hace dos semanas en Valencia. 250.000 personas en la calle, desafiando a una policía que pegaba y a unos gobernantes que llevan a esta tierra a la ruina. Se podía decir, con gran orgullo "¡Qué bonita está Valencia!"

    Y llegaron entonces las fallas. Entonces, se supone que la izquierda y la gente que protesta debían hacerse a un lado. Como si las fallas y las fiestas populares fueran de la derecha y solo de la derecha. Como si la plaza de la indignación de mayo o las calles de los jóvenes valientes de febrero tuviera que convertirse en la plaza del facherio de marzo. Y entonces unos valientes dijeron que NO. Y decidieron protestar por los recortes, por la corrupción, por la ruina. Como verdaderos buenos valencianos, preocupados por su tierra, protestan contra los políticos que han convertido a Valencia y a la Comunidad Valenciana/País Valencià/Regne de Valencia (use usted la que proceda según su sentimiento o tendencia) en la Grecia de España, en el pozo sin fondo del Estado español, en el hazmerreir fuera y dentro de las fronteras estatales. En una tierra donde te roban y les votas. En la tierra donde los políticos del PP se rien de la gente. En donde se apalean a niños de 13 años por una Policía que se mea en la Constitución y en los DD.HH con su actuación. En una vergüenza, vamos.

    Y resulta que ante esto, les acusan de:

    - Ofender a las falleras, cuando eso es MENTIRA, ya que los gritos van dirigidos contra los políticos y mandamases que pululan en el balcón del Ayuntamiento. Lanzan ese comunicado ciertas ex falleras, como alguna colocada a dedo en RTVV o en la Consellería de Medi Ambient, según circula ampliamente. Mintiendo a sabiendas, ya que los gritos son "contra la corrupción" "Contra los recortes", etc.

    - Acosar a niñas con sus abucheos, cuando los únicos acosadores de niños que sepamos, son los que el otro día abrían la cabeza a menores que protestaban. Y sobre lo que, el mundo de las fallas, al guardar silencio y callar, demuestra su aceptación a tales violaciones de DD.HH.

    - Ser malos valencianos. Esto sí que es gracioso. Resulta que celebrar una fiesta derrochando dinero o molestando a los vecinos es ser buen valenciano. Quejarte porque han arruinado tu Comunidad, pedir que dejen de robar, exigir mejoras sociales para los valencianos (y para todos, sean de donde sean) es ser un mal valenciano. ¿Curioso, verdad?

    Y esto lo dicen:

    Ciertas personas vinculadas a las fallas (y al PP o al mundo blavero), que no han pedido solidariamente una reducción de las subvenciones para la fiesta y destinar ese dinero para cosas sociales, como pudieran ser comedores sociales o para crear empleo. Los mismos que siempre han protestado cuando era el PSPV-PSOE el que estaba en el Consell o en el Ayuntamiento de València, que han abucheado y hasta increpado en el pasado a políticos del PSPV-PSOE o del PCPV-PCE. Pero que han aplaudido mientras Valencia, esa que tanto dicen defender, se va a la ruina y que ahora protestan porque haya gente que lo haga. ¿Acaso se puede abuchear a Rita y eso es abuchear a las falleras, y hacerlo a Albiñana o a Lerma en su momento no?

    Los políticos del PP. Que usan las fallas como si la fiesta fuera solo de ellos, que intimidan a una concejala de Compromís y la insultan. Que justificaron los abucheos a de La Vega en 2010. Durante estos 16 años todo habían sido aplausos. Ahora empieza a cambiar la cosa ¿Se podía antes aplaudir a los del PP e insultar al resto y ahora no se puede hacer lo contrario si son del PP? ¿Se les olvida los abucheos que realizaban en los 80 las Juventudes de AP o Unión Valenciana y el GAV, donde estaban miembros destacados del actual PP?

    El mundo blavero. ¿Tanto defender Valencia? Y ahora que hay gente que se queja de que está hundida, ¿os parece mal? Claro, hay que hacerle el caldo gordo a la Rita. Hay que aceptar la ruina. Eso es ser un buen valenciano. Lo peor es que el discursito se os cae a pedazos porque al final sois corresponsables de la ruina de esta tierra. Por callaros, primero. Y por tratar de poneros en contra de quien si tiene la valentía de protestar en lugar de besar la mano de quien destruye Valencia, después. Tanta obsesión con los catalanes y resulta que eran vuestros amigos del PP los que iban a "furtaros la paella, lo valencià, y tot". Porque eso es Valencia, una ruina. Y quien impide la queja, corresponsable. Principalmente va dedicado a esa minoría supuestamente de izquierdas "valencianista" (y a muchos otros despistados)

    España 2000. Grupo ultraderechista que participa con los anteriores en muchos actos. Estos directamente están deslegitimados para hablar de nada. Directamente están hasta deslegitimados para hablar. Solo se mueven mediante el insulto, la paliza, y la coacción. Estos son los que tratan de poner orden ("os vamos a matar y vamos a rematar el trabajo de la Policía" decían a los alumnos del Lluis Vives) cuando al PP se le alborota el gallinero. No tendrían fuerza si se hiciera un boicot bien coordinado contra Levantina de Seguridad y los locales de Alterne de José Luís Roberto, el cabeza visible de este grupúsculo fascistoide y violento. ( Curiosamente el Jefe Superior de Policía de Valencia los conoce muy bien )

    Ante esto, mostrar el apoyo desde este blog al #INTIFALLA2012. Que esperemos se repita cada año más, para que las fallas, que son una fiesta de crítica social y actualidad, sean lo que nunca debieron dejar de ser. Para que las fallas, que son la calle, sean el sitio natural de una izquierda activa el resto del año que (como creo que señalaba Nega en su artículo) renunció torpemente a ellas y aún paga la factura -y lo que es peor, la pagamos todos-.

    Para que la izquierda reconsidere también muchas cosas. Yo no soy nacionalista, ni de un lado ni de otro. Por ser de izquierdas, cada vez más de izquierdas, debería ser fusteriano o "catalanista". Lo considero un error, si la izquierda en vez de tratar de unir por lazos culturales a Cataluña y Valencia, y encerrarse en la Universidad, hubiera explotado el expolio del centro y se hubiera ido a la calle, quizá otro gallo nos cantaría. Reconozco que no simpatizo con el nacionalismo. Lo entiendo cuando se trata de la defensa de la cultura o de lograr que una lengua no se pierda y se hable, pero está en la libertad de los que la hablan el hacerlo o no. Puedo hablar en valenciano -reconozco que me cuesta, por ser madrileño y un cero a la izquierda en idiomas- y lo entiendo perfectamente. Pero detesto que me lo exijan si es en mi vida privada (en una ocasión tuve un encontronazo con alguien bastante duro en el tema) como yo jamás exigiría que me hablasen en castellano si deciden hacerlo en valenciano o catalán.

    Ahora que la crisis y la economía manda, el tema no se debate en exceso. Porque en este punto la disparidad de mi opinión con respecto a lo que la izquierda defiende es bastante notable. Por desgracia el nacionalismo es como los pedos, "todos molestan menos los tuyos". También para esos que dicen ser no nacionalistas, ocultando su nacionalismo español. También para esos que piden "libertad" para expresarse en su lengua (que es dominante y mayoritaria) pero se la niegan a quienes se expresan en la lengua de su tierra.

    Pero lo que no debería la izquierda -y esto va por toda la izquierda- es mantener determinados clichés que favorecen que la derecha campe libremente en esta tierra por sus respetos. Que consideren que es más importante: si los derechos laborales, el frenazo a los recortes, la dignidad de los trabajadores o los símbolos nacionales y Jaume I. Porque no será casualidad que si la calle es de la derecha, que si las fiestas se las ha apropiado la derecha, que si parece que derecha y valencia se unen, luego no nos extrañemos de que el PP de la corrupción arrase. Y ello no implica renunciar a los principios, sino tener la valentía de defenderlos o replantearlos sin esconderse.

    Así que TOD@S A LA INTIFALLA!!! Por muchas mentiras que cuenten, el buen valenciano no es el que aplaude cuando hunden su tierra, sino el que protesta cuando la han arruinado, arruinando a familias, trabajadores, estudiantes.... Seas valenciano o ciudadano del mundo.

    Visca la #INTIFALLA. Todos los días a las 13,30 en el Balcón del Ayuntamiento de Valencia. 


    Fotos y vídeos que muestran la sintonía entre la extrema derecha valenciana y grupos regionalistas blaveros:

    En los vídeos se puede apreciar, además, la forma en que acostumbra a actuar esta gente, haciendo uso de la intimidación y la provocación, despreciando y atacando a quienes piensan diferente. 

    Lo más sorprendente es que luego tienen la poca vergüenza de acusar a los demás de radicales, terroristas y violentos. Por no mencionar la relativa impunidad con la actúan.

    Al final encontrareis algunos enlaces con noticias relacionadas.

    Bandera del Grup d'Acció Valencianista (GAV) 

    FOTOS









    VÍDEOS
     



     

     




    miércoles, 7 de marzo de 2012

    La reforma laboral del PP explicada a partir de diez sencillas cuestiones

    Sobre violencia mediática y violencia silenciosa. O como reflexionar por ti mismo


    JULIÁN JIMÉNEZ

    Durante estos días, aunque es un debate continuo cuando surge una importante protesta, ya sea una reivindicación laboral, un movimiento estudiantil o la protesta de un pueblo, como en Grecia; surge la famosa polémica sobre la violencia en dichas protestas y la legitimidad del uso de la misma, la condena más absoluta, el rechazo más grande, el debate en torno a ella, como si de algo novedoso se tratase, ignorándose las reivindicaciones o razones que llevaran a dicho suceso o la existencia de miles de personas que no hicieron uso de ella. Da igual. La cuestión es centralizar el debate en la violencia, con sensacionalismo.

    Antes de mostrar mí impresión y el debate que quiero abrir, he de señalar dos cosas fundamentales, para que quede clara la intencionalidad de este escrito. La primera es que puede parecerme contraproducente ese uso de la violencia, casual y puntual -no ardía Barcelona como alguno nos quiere hacer ver- y que puede perjudicar a una protesta colectiva contra los recortes y, quizá, momentáneamente, puede servir de munición al enemigo. La segunda es que, mi percepción y mi forma de pensar jamás me había hecho defender el uso de la violencia en el pasado, salvo cuando se debe a un derecho de "legítima defensa" tanto a nivel individual o colectivo. Puedo ser -supongo que también será tu caso- la persona más pacífica del mundo, pero si veo que me van a dar un estacazo, quizá no me quede quieto esperando recibirlo. Quizá pegue un empujón a quien trata de abrirme la cabeza. Y guste o no, ese empujón es una violencia. Legítima, pero es violencia.

    Quizá, si alguien pasa en ese momento, vea que alguien empuja a alguien, es decir, ha ejercido violencia. Sin conocer que antes se ha tratado de ejercer una violencia mucho mayor contra quien empuja. Eso, precisamente, es lo que puede suceder cuando en la prensa se analizan cosas como los sucesos de Grecia y de Barcelona.

    Llevamos cinco años de crisis económica. Con casi 2.000 personas que se van al paro cada día en España. Con un 51% de desempleo juvenil. Con cientos de desahuciados diarios, con gente que pierde su prestación y pasa a bordear la miseria. Con un futuro que no existe para muchos jóvenes, cuyo único futuro es crisis, crisis, y más crisis. Con otras personas que han confiado en la moto que nos han vendido y que muchos hemos aceptado, para que ahora todo eso vaya a la basura de un día para otro. Con muchas personas, enormemente formadas, que ven como ese "estudia que mañana serás algo" nunca llega, o ha llegado y está a punto de esfumarse. Esa es la realidad social que tenemos.

    Mientras todo eso pasa.... la gente aguanta. Se resigna o acepta su destino. Otros optan por tratar de cambiar las cosas, como nos han enseñado o como nos han querido enseñar. Llevamos muchos años con un discurso "la violencia no es la solución". Desde la prensa, los medios, la escuela... La paz es el camino.

    Frente a eso tenemos una realidad de los que tienen el poder totalmente distinta a la del resto. Los bancos fueron rescatados con dinero público, nadie es responsable de nada. Nadie es juzgado, muy al contrario se marcha con una jugosa indemnización. Mientras se recortan derechos a los trabajadores, se amplía el poder patronal. Los empresarios tienen al empleado cogido y bien cogido. Ellos no sufren la crisis.

    Pero es que además, ellos, contrariamente al discurso que nos introducen y nos venden, SI UTILIZAN CONSTANTEMENTE LA VIOLENCIA. El único problema es que el foco se aparta de dicha violencia. Los bancos usan la violencia cuando, tras haber sido rescatados con nuestro dinero, usan ese dinero para comprar deuda y hundir países, mientras se corta el crédito que manda a la ruina al autónomo y al paro al trabajador. Los bancos usan la violencia cuando sale Botín a presumir de beneficios. Los bancos usan la violencia, con la ayuda policial, cuando se desahucia a una familia de sus casas.

    Los políticos de este sistema capitalista en fase de derrumbe usan sin pestañear la violencia cuando mandan tropas a destripar civiles en Libia, en Irak, en Afganistán, en miles de ocasiones y lugares. Esos políticos, como en Valencia sucede, usan la violencia cuando arruinan a una tierra y encima se ríen de su pueblo. Usan la violencia cuando coaccionan a profesores por protestar por los recortes. Usan la violencia cuando envían a su policía a abrir la cabeza a manifestantes pacíficos -luego nos quejamos de otros países-. Para ellos, la paz y el diálogo no es una opción, mientras que la opción que suelen usar es violenta. Como violento es tener a trabajadores sin contrato, en condiciones cada vez más indignas. Que le pregunten a un parado que lleva dos años sin trabajar si acepta que le peguen un tortazo a cambio de cobrar un sueldo de 1200 euros. ¡Si sabrá él que es violento que preferirá lo primero!

    A pesar de ello, y a pesar de verlo día a día, la gente ha preferido usar formas pacíficas y legales. Formas correctas o directamente aguantar. Un año, otro, y otro. Y resulta que en una manifestación, fruto de la rabia acumulada, fruto de la constante burla que supone la miseria de cada vez más personas mientras se rescatan bancos o se les inyecta dinero, los desahucios y los recortes, para pagar una crisis que han generado banqueros y sus marionetas políticas, resulta que es VIOLENTO que un grupo de gente destroce un Banco. ¿Se ha preguntado alguien de los que condena esa violencia puntual a cuantas personas ha destrozado ese Banco? ¿Se ha planteado alguien el porqué mucha gente aplaudía ante ese acto espontáneo de violencia? Quizá es que mucha gente recordaba o había vivido en sus carnes la violencia de dicha entidad bancaria. La violencia de todo un sistema que tras arruinarte, te apalea por quejarte.

    Nos puede gustar más o nos puede gustar menos. Podemos ver contraproducente ese uso de la violencia. Pero lo que es obvio, por mucho que muchos no tengan el valor de reconocerlo, es que jamás se hubiera dado esa violencia si no hubiese habido una violencia anterior y persistente, quizá menos visible pero no por ello menos dolorosa de ese mismo sistema financiero. Tres millones de parados, millón de desahuciados, miles de Pymes cerradas. ¿Eso no es violencia? Condenar a una generación a vivir sin futuro ¿Eso es pacifismo? Y tampoco reconocerán muchos que, en el fondo, no era del todo desagradable la imagen de un banco destrozado por gente furiosa, que ya ha dejado la indignación a un lado y ha subido el nivel de la protesta. Como tampoco lo fue en las protestas de Grecia. ¿Hubieras defendido tu la fachada de ese banco?¿Seguro?¿El mismo banco que te desahuciará cuando te quedes en paro?

    La situación irá a peor y, guste más o guste menos, la única forma de defenderte ante un pisoteo constante será mediante una respuesta. Respuesta que quizá sea pacífica como hasta ahora, pero quizá acabe siendo menos pacífica. Son muchas las personas que han perdido su presente y también su futuro. Nada indica que la sociedad de mañana vaya a ser más calmada que la de hoy. Pero conviene posicionarse. Esa gente, esos trabajadores, esos parados, esos precarios, poco a poco, acabarán NO TENIENDO NADA QUE PERDER.

    Habrán perdido todo, verán que sus protestas pacíficas vuelven a ser reprimidas con dureza por la Policía. Mientras gente que ha cometido delitos gravísimos son escoltados y protegidos, al tiempo que declarados inocentes. Y entonces, como el otro día, muchas personas entenderán con toda su crudeza que esta democracia que nos han vendido es una estafa y sobre todo UN SISTEMA INJUSTO, un sistema donde la violencia es diaria en un sentido. Pero que se critica cuando, excepcionalmente, se usa en el otro. Donde la violencia es constante contra los de abajo, de múltiples formas, hasta llegar a encadenar sus libertades. y su vida.
     
     Y en el curso de la Historia, solo ha habido una forma de liberarse de las cadenas. Y no ha sido nunca con flores, con pacifismos vacíos, con palabrería barata ni con manitas al sol. Jamás nadie ha conseguido la libertad suplicándola.  

    Bien claro lo tuvieron ya en Francia hace muchos años (también en todas aquellas sociedades que han roto sus cadenas: en Rusia en 1917, en México en 1910, en China, en Cuba, en las colonias europeas en los años 50-60, en Vietnam, en Argelia, etc. Con eso termino esta reflexión que me gustaría fuera ampliamente debatida. Vale la pena pensar sobre ello.  

    "Cuando el gobierno viola los derechos del pueblo la insurrección es para el pueblo, y para cada porción del pueblo, el más sagrado de sus derechos y el más indispensable de sus deberes"


    Discurso de Robespierre en la Convención Nacional en 1792 y
    Artículo 35 de la Declaración de los Derechos del Hombre de 1793